Blogia
inmigrantesvirtuales

Cada día aparecen nuevas aplicaciones para el iPhone

Cada día aparecen nuevas aplicaciones para el iPhone


La red sociotécnica es un fenómeno tan complejo que no se deja encuadrar por series secuenciales(Pierre Lévy). En otras palabras, si uno piensa en línea busca eslabones perdidos, pero si pensamos en red trataremos de identificar relaciones, hibridaciones, conflictos y coevoluciones.

Si hace 25 años la computadora personal ocupaba el área más dinámica de la red sociotécnica, y hace una década y media le tocó el turno a la World Wide Web, en este momento uno de los sectores más activos de esa red es aquel que interrelaciona las tecnologías, prácticas sociales e interfaces de los dispositivos móviles. Los móviles, no me canso de repetirlo, son el nuevo “new media”.

En este contexto el iPhone no sólo ha introducido una interfaz que las demás empresas están casi obligadas a reproducir (ver los nuevos modelos y sistemas a punto de salir al mercado), sino también ha creado un mercado floreciente: el de las aplicaciones para dispositivos móviles. La plataforma para la distribución de estas aplicaciones es el App Store, una variante del clásico y exitoso iTunes Store que permite acceder a cientos de programas para enriquecer el funcionamiento del iPhone.

Cada día aparecen nuevas aplicaciones para el iPhone. Muchas son gratis, otras se venden a un costo relativamente bajo (unos pocos dólares). Las hay para todos los gustos: juegos, aplicaciones educativas, profesionales, utilities para llamar con Skype (como la utilísima Fring), para entrar a las redes sociales o grabar sonidos, etc., etc. Mientras escribo este post en Appsafari hay reseñadas más de 3.000 aplicaciones… En este último mes he probado varias (todas gratuitas, salvo iNap que vale 1 dólar) que definitivamente convierten al teléfono móvil en un dispositivo multifunción que remodela nuestras prácticas sociales y profesionales. En este post hablaré de tres aplicaciones en particular:

iNap (ver foto 1): la idea detrás de esta aplicación es más bien simple. Las alarmas de los relojes están vinculadas a la variable temporal y nos avisan cuando llega el momento que hemos predeterminado. Pero… ¿Por qué no pensar en una alarma que nos avisa cuando llegamos a un lugar predeterminado? Aprovechando las funciones de geolocalización del iPhone, iNap hace sonar la alarma cuando nos estamos acercando al punto indicado. Ideal para echarse una siesta en el autobús o movernos en entornos poco señalizados. iNap es producida por moop.me.

Stanza (ver foto 2): se trata de un lector de textos que explota las posibilidades táctiles de la interfaz del iPhone. Las descargas de Stanza han superado las 400.000 copias, por lo que se ha convertido en el lector de libros digitales más importante, superando inclusive al Kindle de Amazon. ¿Terminaremos leyendo libros en el iPhone? No resulta fácil predecir el comportamiento de los usuarios… El problema, creo, no es en este caso el dispositivo de lectura sino las características de los textos, casi todos demasiado largos y escritos pensando en el formato libro. La literatura móvil necesita escrito(re)s breves, atomizados y enlazados que se adapten a la interfaz.

Shazam: es uno de los diamantes de la corona. Cuando lo instalé tenía mis dudas, pero funciona… y de qué manera. Basta acercar el iPhone a una fuente musical, abrir Shazam y dejarlo que, en pocos segundos, nos diga el nombre de la canción, autor, intérprete y disco al que pertenece. Probé con músicos argentinos, cubanos, Pavarotti y rockeros de toda la vida, y funciona. Sólo la música clásica le cae mal... La información se complementa con unos enlaces a las webs donde se puede comprar la canción y al videoclip en Youtube. Las potencialidades económicas de esta aplicación son infinitas, por ejemplo para la venta de entradas para recitales. Shazam ya superó el millón y medio de descargas a finales de setiembre 2008.

El dinamismo del subsistema de las aplicaciones para dispositivos móviles no se agota en el universo del iPhone. El nuevo sistema operativo de Google, Android sigue el mismo camino marcado por el iPhone: la creación de un mercado de programadores que generan nuevas funciones y servicios. El concurso de programadores ganado hace unos meses por Eric Vineyard (el creador de PicSay) fue un primer paso en esa dirección.

No todo es transparente en el mundo de las aplicaciones móviles. Tanto Google como Apple se reservan el derecho de manipular las aplicaciones de forma remota, una posibilidad que abre interrogantes sobre los límites de la privacidad y que ha generado muchas críticas. Como dijimos al comienzo del post, en la red sociotécnica siempre hay hibridaciones, coevoluciones y también conflictos.
Etiquetas: ciberculturas, convergencia, hipermediaciones, mobile

Autor: carlos scolari

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres